Járkiv. Crónicas de ataques a la ciudad, el día 60 (24.04.2022)

Durante dos meses ya sigue la defensa de Járkiv, y cada día de estos dos meses los moscovites bombardean la ciudad con la artillería de todos los calibres. Durante dos meses la ciudad vive en las condiciones de guerra: sin transporte, con el camuflaje luminoso y los hábitos de distinguir lo malo y lo bueno. El día festivo hoy estuvo quieto, a lo mejor el más quieto de las últimas 2–2,5 semanas.

A destroyed school in Merefa, March 2022. Photo: Serhiy Petrov, CC BY-SA 4.0

El colegio destruido en Merefa, marzo de 2022.

Fotografía: Serhii Petrov, CC BY-SA 4.0

Al mismo tiempo, en la región el día no estuvo tranquilo: bombardearon muchas localidades, había unas víctimas y unos heridos.

El noche de Pascua estuvo ruidosa: las tropas ruscistas bombardearon los distritos diferentes de la ciudad, aunque la intensidad no fue muy alta. El día estuvo tranquilo en general: por la mañana había tal o cual bombardeo en ciertos distritos de la ciudad (mayormente, en Saltivka), y después no tuvimos nada. Sólo al atardecer los moscovites volvieron a bombardear con la intensidad bastante baja. Golpearon Saltivka del norte, otras áreas de Saltivka, Oleksiivka y los suburbios del sudeste (la intensidad fue la menor entre todos los distritos de la ciudad). A lo mejor fue la calma de Pascua o algo diferente, pero los residentes de Járkiv tuvieron la oportunidad de descansar un poco del cañoneo constante. No obstante, por los bombardeos moscovites una persona murió y tres más fueron heridas.

Continuaban los bombardeos rusos en los suburbios: en las localidades de los municipios de Dergachi y Zolochiv, en particular, en el asentamiento urbano Zolochiv (donde un hombre fue herido) y el pueblo Kalýnove, donde 2 casas resultaron destruidas y 4 fueron dañadas. En Kalýnove una mujer murió por los bombardeos.

Además, hoy impactaron Chugúyiv, donde dañaron y destruyeron algunas casas, murió una persona y tres más resultaron heridas, entre ellos un niño (más tarde este número creció hasta las seis personas). Los ruscistas bombardearon el asentamiento urbano Malýnivka (el centro del municipio) también, donde tres personas fueron heridas (más tarde informaron que había 5 heridos).

No había mucha gente en las calles de la ciudad: la mayoría de los residentes de Járkiv se quedaron en sus casas. Aunque en algunos distritos había unos atrevidos que organizaron el barbacoa en sus patios y así celebraron la fiesta. No tengo información sobre la cantidad de la gente que fue a las misas de las iglesias, pero, por lo que yo sepa, las asistió poca gente.

La situación está difícil en la región de Járkiv. Siguen las batallas en dirección a Sloviansk (cerca del pueblo Dovgenke en el municipio de Izyum) y en la de Barvínkove (en la área entre Velyka Komyshuvaja y Barvínkove misma, que está bajo los bombardeos, y también cerca del pueblo Pashkove; ambos pueblos están en el municipio de Barvínkove). Además, los ruscistas bombardearon dos pueblos del municipio de Barviínkove: Podolivka (fue destruido el colegio) y Arjangelivka (fueron dañadas las casas residenciales). Por suerte, no había víctimas de estos bombardeos.

En los territorios temporalmente ocupados de la región de Járkiv se formó el movimiento de voluntarios para la asistencia mutua. En la área de Velykyi Burluk los voluntarios ayudan a entregar los alimentos y las medicinas a la gente poco asegurada y ellos mismos reúnen el dinero para esto, rehusando la ayuda humanitaria de los ruscistas. En Kúpyansk la gente ayuda a los ancianos, entregándoles el agua, por lo menos el agua industrial, porque no hay suministro central del agua. A los ocupantes sorprende este nivel de ayuda mutua, porque no están acostumbrados a las cosas similares en moscovia. Aun en las situaciones más simples de ayuda mutua hay mucha diferencia entre nosotros y los moscovites. Y es una de las razones de nuestros éxitos en la defensa del nuestro país en las condiciones más difíciles de la invasión a gran escala.

Al mismo tiempo, según el servicio de inteligencia, en los territorios ocupados propagan la información falsa que Járkiv es casi tomada por los ruscistas y que fue Ucrania que desconectó las redes eléctricas. Además los ruscistas introducen los pagos en rublos, refuerzan el control de las redes y instalan el equipo del operador de telefonía móvil ruso “Megafon”.

En Vovchansk, en el territorio de la planta (es probable que se trate de la planta de agregados de Vovchansk, que fue una de las empresas ucranianas en sector de defensa), de donde los ruscistas habían llevado la maquinaria a moscovia, crearon el campo de concentración real, donde torturan a la gente y le hacen colaborar con los ocupantes o ir al ejército. En Izyum los intentos de movilizar a los hombres residentes (según los datos del gobierno municipal de Izyum, allí se quedan más de 10 000 personas) no tuvieron éxito porque todos ignoran estas acciones.

En la zona de la Operación de las Fuerzas Unidas continúan las batallas graves. Los moscovites se fijaron en el asentamiento urbano Zarichne del municipio de Lymán y intentan asaltar en dirección a Lymán. También atacan cerca del pueblo Yatsivka en el municipio de Lymán, por el lado de Borova en dirección a Sviatogirsk. Al mismo tiempo, siguen los combates por Rubizhne y Popasna y cerca de Severodonetsk. Los ruscistas atacan Avdiivka y Márinka, y en el municipio de Ocherétyno los bombardeos rusos causaron la muerte de dos niños. Las batallas siguen cerca de Vugledar y Velyka Novosilka en la región de Donetsk, también cerca de Guliaypole en la región de Zaporizhzhya.

Los moscovites bombardean Azovstal en Mariupol con la artillería de todos los calibres y con los aviones, utilizando también la aviación estratégica. Allí se esconde la gente civil, pero no se trata de ningunos corredores humanitarios. Aun más, una cadena de televisión rusa mostró a tal Oleksandr Chuprýn, presuntamente el ex jefe de la jornada en la planta, quien explicaba a los ocupantes qué fue la red de los pasillos subterráneos Si esta persona realmente existe, es alta traición.

Con un golpe contra la acumulación de las tropas rusas cerca del pueblo Kyselivka en el municipio de Chornobáivka nuestros militares causaron unas pérdidas en material de guerra y en el cuerpo de los ocupantes, y ellos se trasladaron al pueblo Chornobáivka, donde (en el aeropuerto), según Arestovych, algunos de los ruscistas fueron ametrallados por decimoséptima (!!!) vez. Eso permitió a las tropas ucranianas restablecer el control de ocho localidades en la región de Jersón.

Al mismo tiempo, según Oleksandr Vilkul, el alcalde de Kryvyi Rig, los moscovites preparan la ofensiva contra la ciudad, y las fuerzas de defensa ucranianas están preparando a repelerla.

En Jersón los moscovites están preparando para su seudo-referéndum. Los residentes de Jersón intentan irse de la ciudad, pero los ocupantes bloquean las salidas.

En los territorios de moscovia cerca de la frontera con Ucrania la situación no está tranquila otra vez. El gobernador de la región de Bélgorod dijo que nuevamente fue bombardeado el pueblo Golovchino, donde el servicio de inteligencia de Ucrania encontró la base del material de guerra dañado de los moscovites.

Es ridículo y es triste en el mismo tiempo. Uno de los cautivos de los territorios temporalmente ocupados en la región de Donetsk, de Gorlivka, en la conversación con su esposa habló en ucraniano, diciendo que habla en ucraniano en casa y en ruso fuera. Le preguntaron si no le parecía ilógico que para la defensa de la gente rusohablante movilizan a la gente que habla ucraniano, y los ocupantes la echan a matar a los ucranianos, pero la pregunta se quedo sin respuesta. Así es el Donbás que habla en ruso, sí.

Hoy concedemos el Premio Darwin (en el sentido directo) al colaboracionista Valeriy Kirsanov, quien fue el apuntador para el bombardeo del microdistrito “Skhidnyi” en Mariupol con las baterías múltiple lanzamisiles rusas 24 de enero de 2015, cuando los bombardeos causaron la muerte de 31 personas y 117 personas fueron heridas. Y ahora este colaboracionista se murió por los regalos del “mundo ruso” — los bombardeos de los moscovites.

Confiemos en nuestros militares y las Fuerzas Armadas de Ucrania. Apoyemos uno a otro. ¡Y sabemos que todo será Ucrania!

Serhii Petrov